You are currently browsing the monthly archive for julio 2008.

Sí, aquí sigo. No había perdido el entusiasmo por escribir, sino que simplemente nada de lo que me ha pasado en el último mes valía la pena como para inspirar un post. No es que no hubiera hecho nada en particular, al contrario, no he parado cinco minutos y eso es justo lo que me causaba tanto ruido en mi cabeza que no me permitía escuchar ni mi propia voz interna.

Pero por fin me he dado dos días para volver a mí. Me quité el mono de Marbe, a veces también me extraño.

Y de pronto, empezaron otra vez. Parece que es cuestión de estar un poco en silencio para volver a desatar las coincidencias alrededor. O tal vez para percatarme de que estan constantemente presentes.

Pero me pregunto a qué se debe tanta casualidad, aparantemente insignificante. Si es sólo eso o va más allá y son hechos conectados que llevarán a algo realmente trascendental y que por ahora sólo son pequeños eslabones que carecen de toda lógica.

Creo que este blog va tomando un tema central: la sincronía.

Esta mañana desperté con una visión un tanto clara sobre lo que quisiera hacer el próximo año (ya saben ustedes, una llega a una edad en la que se supone debería estar tomando decisiones importantes). De pronto sólo pensaba: ¿Y si regreso a casa? 

Durante todo el fin de semana escuché la palabra “México” unas diez veces de manera fortuita. En el tren mientras escuchaba la conversación de mis vecinos de asiento, en una fiesta en la que casi cada persona a la que conocí me dijo que había estado ahí, una exposición por el Barrio Gótico sobre la época precolombina en México (Cabeza Olmeca incluida), amigas que hacen las maletas y vuelven después de pasar años en Barcelona…y así podría continuar.

Será que México está de moda y tanto encontrarmelo por aquí me está influyendo? Será que es algo que mi subconsciente se está inventando para crear una excusa que me haga volver? Será que poco a poco, empiezo a tomar el camino de regreso? Será que está por llegar algo más importante que eso?

Ya decía yo que tenía que seguir mi acelerado y frívolo ritmo de vida. Estar en silencio sólo me revolotea las ideas mientras que ir de compras, de copas y bailar la Camisa negra no me genera ningún tipo de dudas.

Buscando algo que apoyara estas líneas, encontré lo siguiente en un libro que no había abierto nunca y lleva años en el librero de casa: “Merlín no discute con la mente. Todos los debates se generan pensando, y el mago no piensa. El mago ve…porque lo que puedas ver en tu mundo interior harás que exista en el mundo exterior” (El camino de la sabiduría. Chopra).

Pues nada, hoy vi, no pensé…sólo me vi claramente. A ver qué es lo que el exterior crea para mí.

Tendría que verme con un billete de lotería ganador en mi mano y un fiel y enamorado novio que se parezca a Ricky Martin. No, con eso no me veo, tuve que pensarle mucho para elegir al chico.

Complicated.