You are currently browsing the tag archive for the ‘Internet’ tag.

Qué genialidad. No entiendo de informática y me jode a mil.  Es igual, ya me apaño y a ver cómo hago para incluir un media player en condiciones sin preguntar a nadie. Programadores, no os necesito! (mentira despechada).

Hablando de programadores, este viernes asistiré al Facebook Developer Garage, un evento organizado por Gregor Gimmy de Sclippo para conocer cómo se desarrollan las aplicaciones en esta enorme y adictiva red social. Estará Javier Oliván, el director de producto y mkt. Me motiva más que el contenido techie del evento, el marketiniano.

¿Quién no conoce Facebook hoy? Cada día se crean 250.000 perfiles de nuevos usuarios de los cuales el 50% vuelve diariamente (yo por ejemplo, entro unas 5 veces a ver “qué hay de nuevo”).

Pero, ¿de qué manera rentabiliza todos esos usuarios que ya quisieramos todos los que trabajamos en proyectos web?

Probablemente la creación de estas aplicaciones que mostrarán en el garage tengan algo de respuesta, porque de momento, sigo sin creer en que la publicidad en sus mini banners (o social ads) creen verdaderos beneficios. En nuroa los hemos utilizado y para ser sinceros, hay pocas probabilidades de volver a incluirlos en una campaña.

Cambiando de tema radicalmente, este mediodía mientras comía leí la columna que tiene Montserrat Domínguez en el ADN. Hablaba sobre la sonda Phoenix que aterrizó exitosamente en Marte, justo en el Círculo Polar marciano. Hace años, la anterior misión, Mars Polar Lander, fracasó mandando al traste millones de dólares invertidos para la llegada a dicho planeta, eso sin decir los misterios que hay detrás del aterrizaje que hizo pedazos la nave.

Bueno, no es el objetivo entrar en detalles espaciales, sino en el final de la columna. En la analogía que hace sobre los intentos, sobre el renacer después de un fracaso. Como el Phoenix.

El cómo vamos “acumulando decepciones hasta que encontramos la explosión de felicidad”.

Me gusta más llamarle la búsqueda de la explosión de magia verdadera. Continunando con las casualidades y el post anterior.

Esto de tener un blog es una responsabilidad.

Cada día pienso en algo en lo que podría escribir. Esta tarde mientras estaba tumbada tomando el sol pensaba en unos cuantos tópicos que desarrollé entre la somnolencia que provoca el calor. Pero tengo que ser honesta, estoy dispersa. Ideas revueltas y poca concentración.

No me decido entre hablar de la web 2.0 y 3.0 (que les dicen moda, pero para mí, es una revolución tecnológica), de lo chungo que es comprarte una casa en España, de mis próximas vacaciones, de que Rayados pasó a la liguilla (hoy no hablaré de futbol español…hasta el martes que sea el partido de vuelta Manchester – Barça), de que he empezado a leer Nocilla Experience, o de cómo me he dejado llevar por el hedonismo y consumismo este fin de semana.

No, hoy no hablaré de nada.

y es verdad, siempre hay una razón para sonreir…no deixis mai de somiar :-).