You are currently browsing the tag archive for the ‘música’ tag.

Quiero escribir sin parecer cursi o con exceso de miel empalagosa. Cuando empecé este blog le quería dar un toque más culto que personal. El objetivo era hablar más de mis pasiones profesionales que de las interiores. Pero me estoy descubriendo más ñoña que intelectual. El primer paso es aceptarlo.

Hoy ha sido un buen día. Lo empecé con unas energías inusuales para ser lunes lluvioso y gris después de un pre-veraniego fin de semana. Por casualidad, vi unas fotos de México que hicieron que se me saltaran las lágrimas espontáneamente. Nunca me había pasado. Ya me veía yo en mi escritorio del trabajo con los lagrimones de Candy por ver una imagen de una muñeca oaxaqueña. El trabajo, sin contratiempos y en marcha.

Al volver a casa, aproveché el viaje en tranvía para avanzarle a Nocilla Experience. ¡Qué maravilla de libro!. Me tiene enganchada. Me hizo reir y pensar en las profundidades de sus líneas.

Hay una idea que el autor sacó de Matthew Buckingham, un artista conceptual de New York City, con el que me he sentido identificada: ‘El seguidor cultural’ (o cultural follower). Éste describe cómo los animales han evolucionado en relación con la sociedad. Cómo han desarrollado comportamientos “que permiten prosperar en relativa intimidad con las personas, en un hábitat cada vez más artificial”. Puede ser que sea una seguidora de la cultura en la que me desenvuelvo; yo le llamo adaptación. Lo que me choca de la frase es ‘hábitat artificial’. ¿Estoy en un ambiente falso sólo porque decidí no vivir en mi lugar de nacimiento? No lo creo. A mí, artificial me suena a vivir en una cápsula verde con luz ultravioleta controlada y dos litros de agua para beber (si fuese así, seguramente estaría flaca y no tendría que ir al gimnasio ni comer lechuga cuando muero por una hamburguesa con queso).

El caso es que yo me siento en mi salsa en casi cualquier sitio. Esto de ser seguidora cultural es una gozada.

Mientras me reía con el libro y levantaba la vista para ver la lluvia por la Diagonal, sonaba una canción de Markéta Irglová en mi iPod. Las lágrimas se asomaron otra vez en mis ojitos castaños y pestañones.

Primera vez que lloro de plenitud. De tener la certeza de que estoy en el sitio correcto. De que todo está bien y que estará aún mejor. De que me basto a mí misma para hacerme feliz.

¿Soy cursi? Probablemente, pero un día como hoy, me lo puedo permitir.

Anuncios

Twitterme!